Luis Felipe Fabre

 

 

 

 

Mandala

 

 

Piedras ensimismadas como piedras:

 

eso dicen los que dicen

haberlas visto. Y los que vieron

 

a Jesús caminar sobre el agua dicen que Jesús

 

caminó sobre el agua. Pero

qué certeras son las piedras al hundirse.

 

 

 

 

 

 

Investigación de mercado

 

 

Una moneda, por el amor de Dios, una moneda,

que el dinero es el tema del mendigo y el mendigo

es el tema de esta investigación: ¿si el mendigo tuviese dinero

hablaría de asuntos menos mundanos? Pero he aquí

un tintinear de monedas en el interior de una lata

de sardinas sin sardinas. ¿Y las sardinas?

Baratas y nutritivas: ricas en hierro, vitamina A y fósforo.

Un paladar exquisito diría que la sardina tiene un ligero dejo a:

a) Metal sobado. b) Dinero rancio. c) Desayuno de mendigos.

¿Un mendigo es básicamente una alcancía?

 

 

 

 

 

 

 

 

Canción ranchera

 

 

Le llaman el Anticharro: el Mariachi del Apocalipsis:

tiene pacto con el Diablo, nexos con el narco

y un chayote medianito en vez de corazón:

ay, en vez de corazón

 

un chayote espinoso que palpita: desalmado

pero plañidero: el Anticharro

 

colma

de vacío las botellas: bebe

tanto que sus ojos destilan

lágrimas de tequila: orina sublimada: ¡salud!

 

Un maguey y luego otro maguey y luego nada: paisaje

desolado: tal es el Anticharro: un cuerpo en pena

aullando el fin de un mundo: un cuerpo y luego

una ausencia: estrella negra:

ay, estrella negra.

 

Ay: así se lamenta

el muy jijo de la Llorona: así se la mentan:

ayayayayay: el coro de los borrachos.

 

 

 

 

 

 

Doris Nájera y el detective Ramírez

 

 

Doris Nájera ha llegado sin anunciarse

al despacho de Jorge Ramírez,

detective privado:

 

sin anunciarse,

sin haber concertado previamente una cita:

el teléfono está cortado por falta de pago:

 

son tiempos difíciles.

 

Doris Nájera

trae en su bolso un pañuelo,

diez mil dólares, una pistola, un lápiz labial.

 

Una pistola: son tiempos difíciles.

 

El detective Ramírez

la mira con extrañeza: Doris Nájera

ha llegado sin anunciarse.

 

El detective Ramírez está

o estaba bebiendo whisky a las diez de la mañana:

son tiempos difíciles.

 

Sí,

son tiempos difíciles, pero Doris

Nájera ha llegado sin anunciarse:

 

así la suerte, así la muerte, así el amor.

 

 

 

 

 

 

Imagen de la desconocida

 

a partir de un poema de Juan Carlos Bautista

 

 

Un zapato rojo de tacón alto

 

 

que es, en sí mismo,

el fantasma de su par ausente.

 

Un zapato perdido a mitad de la noche,

perdido, entre un paso

y otro, a mitad de la calle.

 

Un zapato del que se puede deducir una mujer

súbitamente coja

y probablemente trágica.

 

Más que un zapato: una pista para resolver un crimen.

 

Un zapato que es una pregunta

cuya respuesta es otro zapato.